miércoles, 1 de marzo de 2017

La muerte de Ivan Ilich

Resultado de imagen de La muerte de ivan ilich

Hemos comenzado en el Club de Lectura este año lector leyendo un relato de Leon Tolstoi titulado “La muerte de Ivan Ilich”. Un entretenimiento que se lee en una hora y que no puede hacer mal a nadie, o eso deseo, porque si seguimos haciéndonos esto a nosotros mismos la próxima reseña que haga aquí será de la hoja parroquial o de la etiqueta de una lata de melocotón en almíbar. Sin embargo tengo que dar la razón a aquel que dijo que lo bueno, si breve, dos veces bueno, porque esta pequeña novela es estupenda.

Mirando en La Casa del Libro he encontrado este resumen que me parece bastante certero, salvo por la parte de la esfinge mágica, porque como desarrollaré más tarde, “La muerte de Ivan Ilich” es puro realismo despojado de cualquier adorno: “¿Qué harías si una esfinge mágica pudiera revelarte el día y la hora de tu muerte? ¿Te atreverías a consultárselos? Y si te dijera que ibas a morir la semana próxima, ¿qué harías en tu última semana de vida? Espero que nunca tengas que hacer frente a una situación como ésta, pero, en todo caso, el tema de la muerte siempre ha estado presente en la vida de los seres humanos, hasta el punto de que muchos de los grandes pensadores lo han considerado el problema más importante, lo que más nos define: somos seres conscientes de que vamos a morir. Pero no sólo nos preocupa la muerte, sino también el envejecimiento, pues en la vejez vemos el destino inexorable que nos conduce a la muerte, el agotamiento de nuestra energía vital y de las ganas de seguir viviendo.

Ivan Ilich es un magistrado que ha vivido una vida superficial que se enfrenta al momento de su muerte. Tolstoi usa esta circunstancia para profundizar en los dos temas principales que hay en la novela, el primero el vacío que sentimos ante la perspectiva de nuestra propia muerte, el segundo sobre la banalidad de una parte de la sociedad rusa de la segunda mitad del siglo XIX, que parece estar por encima de la realidad de la gente corriente, algo que hace visible mediante el uso de expresiones francesas que era la lengua de la alta sociedad y de los zares. Ambos temas se ven unidos de forma magistral en las reflexiones que hace Ivan Ilich según va siendo consciente de que la enfermedad que sufre es irreversible.

En un primer momento el protagonista nos narra su juventud, que no es otra cosa que una búsqueda de notoriedad social, aderezada por partidas de cartas, bailes y un matrimonio poco feliz pero muy conveniente. Poco a poco vamos viendo como todo eso son los falsos cimientos de una vida cada vez más fingida e infeliz que está predestinada al desastre, como símbolo de ello Tolstoi elige la figura de este matrimonio que al principio, aunque no haya mucho amor de por medio, es conveniente, que entre medias es algo de lo que hay que huir aunque sea refugiándose en el trabajo y que acaba en el más puro desprecio. Ivan Ilich, que al principio trataba de justificar esa vida tan superficial, termina por admitir que toda su vida ha sido un desperdicio, que nunca ha sido feliz, menos en su niñez, que ha sido el único momento puro de su vida.

El final se resume en un grito de desesperación de Ivan Ilich que dura días enteros y que no es otra cosa que la forma de admitir la derrota que su vida ha supuesto. Es el reconocimiento de su equivocación, la forma de llenar la soledad en la que se encuentra porque no quiere saber nada de esa familia y amigos más preocupados por recoger sus despojos que de mitigar su sufrimiento, ya no el físico sino el intelectual. Al final, cuando ya todo es inevitable, llega la resignación y con ella la paz, es el único momento en el que la muerte ya aparece como un alivio, como el camino más sencillo, el lugar que nos espera a todos, lo que hace que la novela siempre vaya a ser actual y que cada lector se ponga delante de ese vacío que nos da tanto miedo.

Como siempre encontraréis otras opiniones, seguramente mucho más interesantes, en las reseñas de DesgraciaítoCarmenPaula y MG, ¡corred a leerlas!

2 comentarios:

  1. Muy buena reseña, Juanjo. Es cierto que este libro te hace mirar un poco al abismo y eso nunca es amable. La mirada del señor Ilich da mucha pena porque, como dices, ve que ha desperdiciado su vida. Pero puede que eso nos pase a todos. No lo sé.

    ResponderEliminar
  2. Hoooooola cocodrilos!!
    cuantos tiempos!!
    Como va tu vida. Casi no me sacan a pasear por los madriles para hacer alguna quedadilla y además a vosotros os veo ciudadanos del mundo.
    Me voy de meter el librico este en el ebook, a ver si acabo con Sepulveda, del que no em estoy dejando de leer ni una coma que haya escrito (te lo recomiendo muchiiiiisimo) y empiezo con el rusito.

    Abrazos a puñaos a ti y a los gafotas con los que coincido menos!!
    la champions es nuestra!!

    ResponderEliminar